Método 2018-03-26T11:10:14+00:00

Todo el mundo sabe que hay multitud de métodos diferentes de educar a nuestros mejores amigos, pero se ha demostrado que no todos son eficaces. Hay personas que los llevan a una «escuela» y los educan para vosotros, las hay que no son lo suficientemente sensibles y son demasiado duras con los perros, o que intentan conseguir un comportamiento determinado dando al perro demasiadas golosinas como premio.

En mi opinión se debe encontrar un equilibrio entre todas estas técnicas de adiestramiento.

Creo que el desplazarme a vuestros domicilios facilita todo el proceso de aprendizaje, ya que no desorientamos al perro con un cambio de lugar, ni con olores o gente desconocida. De esta manera, seréis parte activa en todo el proceso. Mi objetivo es formar al propietario a educar a su perro, pues no es posible enseñar a tu animal de compañía a hacer caso a una tercera persona. Por ese motivo, considero imprescindible que participéis en todos los ejercicios.

Si fuera necesario hacer daño a un perro para educarlo, me dedicaría a cualquier otra cosa.

Para conseguir un comportamiento determinado del animal, os explicaré que le conviene hacer caso mediante la sorpresa y el desconcierto, pero sin herirlo ni asustarlo. Nunca se debe pegar ni maltratar a los perros.

Por otra parte, tampoco creo que sea la mejor idea darle un premio cada vez que conseguimos que se siente, que camine a nuestro lado, que no suba al sofá, etc. Los premios se pueden utilizar como un reclamo que siempre se debe usar como un plus para conseguir un comportamiento determinado, nunca como condición para conseguir ese comportamiento.

El mensaje no debe ser «si te sientas te daré un premio» porque el perro puede elegir «no tengo hambre, no hace falta que me siente». El perro debe entender «tienes que sentarte cuando te lo diga». Para conseguirlo, no se debe abusar de los premios y problema resuelto.

Además, existe el problema de las fobias. Estoy muy preocupado por el uso indebido de los medicamentos a la hora de tratarlas. En muchos casos se hace un uso abusivo de los medicamentos, ya que en determinadas ocasiones se pueden solucionar los miedos de otra forma, sin necesidad de medicar al perro.

Dado que mis convicciones son las que os he explicado, me he especializado en este método de trabajo. Por este motivo, estaré encantado de haceros una visita, conocer a todo el núcleo familiar, explicaros con más detalle cómo trabajo, y aclarar todas vuestras dudas.

¿Quiéres más información? ¿Tienes dudas?

LLÁMAME